Poesía desde el campo de concentración

Las checas Vlasta Kladivová y Vera Hozáková, consiguieron escribir una antología de poemas clandestinamente en un campo de concentración nazi.

Esta obra heroíca, escrita en papel y con tinta robados (con gran riesgo de sus vidas), incluye poemas escritos por distintas víctimas en 11 idiomas distintos. Existe una versión en alemán y otra en inglés, no ha sido publicado hasta donde yo tengo noticia, en nuestro país.

El viernes pasado, el diario Público ha traducido un par de poemas escritos por personas que, salvando las distancias, también saben lo que es ser privado de libertad y sufrir tortura por pertenecer a una étnia considerada inferior. Se han pasado el último lustro en Guantánamo.

He buscado por Internet alguno de los poemas de la recopilación de Kladivová y Hozáková y no he encontrado ninguno, en ningún idioma. Independientemente de su calidad, creo que la poesía tiene una capacidad para comunicar el horror que la prosa no alcanza. Como uno más de esta inmensa mayoría que no ha sabido hacer nada mientras ellos vivían la injusticia, he creído que lo menos que podía hacer era darle un poco de difusión a sus poemas:

La muerte (Jumah Dossari)

Toma mi sangre.

Toma mi mortaja y los restos de mi cuerpo.

Toma fotografías de mi cadáver en su tumba solitario.

Envíalas al mundo,

a los jueces y a las personas de buena conciencia.

Envíalas a los hombres con principios y mentes justas.

Y déjalos cargar el peso de la culpa, ante el mundo, de esta alma inocente.

Déjalos cargar el peso, ante sus hijos y ante la historia, de esta alma agotada, sin pecado, de esta alma que ha sufrido en las manos de los “protectores de la paz”.

¿Es cierto? (Osama Kabir)

¿Es cierto que tras la lluvia crece la hierba?

¿Es cierto que las flores saldrán en primavera?

¿Es cierto que las aves migrarán a casa?

¿Es cierto que el salmón contracorriente nada?

Es cierto. Claro que es cierto.

Todo son milagros.

Pero ¿es cierto que un día saldremos de Guantánamo?

¿Es cierto que un día volveremos a nuestro hogar?

Yo viajo en sueños, sueño con regresar.

Y estar con mis hijos, que son parte de mí

y estar con mi esposa y con los que perdí

y estar con mis padres, el corazón más tierno de la tierra.

Sueño con vlver a casa,

salir de esta oscura celda.

¿Me oye, juez? ¿me oye acaso?

Somos inocentes, no hemos cometido pecado.

¡Libéreme, libérenos si aún queda justicia y compasión en esta tierra!

POESÍA EN GENERAL

Safo, la primera de las décimas musas

Laustic (el ruiseñor)

El Rey Arturo de los ashanti

El Cuento del Grial, por Chrétien de Troyes

Canto de Aimirgín. La poesía anterior a la rima

Chrétien de Troyes

Los grandes mitos celtas y su influencia en la literatura

Una respuesta a Poesía desde el campo de concentración

  1. gregorio dice:

    hola
    magnifico blog
    te invito a visitar mis modestos blog
    aquiestatublog.blogspot.com
    para que votes a otros blog y te des a conocer
    quemeescuchen.blogspot.com
    para quejarte de lo que desees
    gracias
    perdona por usar comentarios,no vi email

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: