Estudiando la historia: Historia de Género

18 marzo 07

¿Qué mejor momento para hablar de esto que esta semana, en la que por fin ha sido aprobada la Ley de Igualdad de Género? 🙂

La labor realizada por la Escuela de Annales, dejó al descubierto infinidad de agujeros, multitud de asuntos históricos que jamás había sido estudiados. El más evidente y grande de ellos es, sin duda, el de la Historia de la Mujer.

Michelle Perrot, junto a Georges Duby, dieron inicio a esta corriente historiográfica con una monumental Historia de las mujeres en varios volúmenes. En mi opinión, es una obra imprescindible para cualquier aficionado a la historia.

La Historia siempre ha sido escrita desde el punto de vista del hombre. Todavía hoy se sigue haciendo. Este blog es un buen ejemplo de ello. Cuando lo inicie, me hice firme propósito de tratar lo más posible a la mujer. Y aunque creo que tiene más presencia aquí de lo habitual en otras partes, la mayoría de los artículos son sobre hombres.

Pero es muy difícil hacer otra cosa. Voy a poneros un ejercicio sencillo, si buscamos a Livia en la wikipedia, encontramos, principlamente, que fue la esposa del emperador Augusto y la madre del emperador Tiberio. El texto entero de su entrada en la wikipedia gira en torno la figura de Augusto.

Y sin embargo, no se menciona que Livia organizó el sistema fiscal romano de tal manera que se mantuvo así durante más de un siglo. Sistema fiscal que, por cierto, fue el primero que desarrolló en profundidad el concepto de impuestos progresivos. Algo increiblemente avanzado para su época.

Que nadie vea en lo que estoy escribiendo un ataque a la wikipedia ni a esta entrada en concreto, en realidad probé suerte con la wiki porque me imaginé que pasaría. Que cada uno pruebe con las enciclopedias que tenga por casa, verá que sucede algo semejante. Una de las personas que más importancia han tenido en la historia de la economía mundial aparece únicamente relacionada a su esposo y a su hijo.

No creo que las personas que escriben la wikipedia o las enciclopedias sean machistas (al menos más machistas de lo habitual) lo que sucede es que la mayoría de nuestros libros de historia, incluso los escritos por mujeres, están escritos desde un punto de vista exclusivamente masculino y eso dificulta enormemente la labor de hacer una historia más correspondiente a la realidad.

Y sin embargo, estamos ninguneando a más de la mitad de la humanidad. Se hace preciso una reescritura de la historia incluyendo a la mujer. Estoy seguro de que las próximas generaciones de historiadores lo harán, pero nosotros como aficionados a la historia debemos también empujarles a ello. Creando y reclamando la demanda necesaria.

Las críticas que se le realizan a la Historia de la Vida Cotidiana son también atribuibles a este movimiento. Con la diferencia de que en esta ocasión sí que han existido voces que han pretendido que la Historia de Género debiera explicar la Historia al completo, adoptando para ello unas posturas semejantes a las del Materialismo histórico pero sustituyendo el concepto de lucha de clases por el de lucha de sexos. Personalmente me parece un exceso.

Lógicamente, la Historia de Género está fuertemente ligado al movimiento feminista. Y probablemente a causa de ello ha existido una reacción en sentido contrario que me atrevería a calificar de política. Absurdamente, se han escrito “historias del hombre” que, personalmente, no creo que tengan mucho sentido. Casi todos los libros de historia ya realizan una “historia del hombre”.

MÁS SOBRE EL ESTUDIO DE LA HISTORIA

La Piedra Rosetta

El estudio de la Historia

Estudiando la Historia: el Materialismo histórico

Estudiando la Historia: el Positivismo/Neopositivismo

Estudiando la Historia: La Historia de la vida cotidiana

Estudiando la Historia: La Escuela de Annales. La Historia total

MÁS SOBRE MUJERES EN LA HISTORIA

Anne Bonny y Mary Read, mujeres y piratas

Isabel la Pech… ¡la católica!

Laustic (el ruiseñor)

Lucrecia de León, una soñadora contra Felipe II

Marry Wollstonecraft y Percy Shelley, la libertad política y sexual

Cleopatra, una faraona fea

Safo, la primera de las décimas musas

Anuncios

Estudiando la Historia: La Historia de la Vida Cotidiana

14 marzo 07

La Historia de la Vida Cotidiana es, seguramente, la única gran corriente historiográfica del sXX que no procede directamente del Materialismo Histórico. Si bien, todo hay que decirlo, le debe mucho a la Escuela de Annales.

La Historia de la Vida Cotidiana es el primer tipo de historia que no pretende comprender grandes procesos, sino simplemente documentar un hecho concreto. En este caso, la vida de las personas que vivieron en determinado periodo. Busca mostrarnos como era el día a día de nuestros antepasados. Se tratan de esta forma infinidad de aspectos económicos, sociales, religiosos, políticos… desde la identificación y desde el prisma de una persona que los vive. Sin duda alguna, los historiadores de la vida cotidiana producen libros de gran valor para los roleros 🙂

Jérôme Carcopino, con su magnífico La vida cotidiana en Roma en el apogeo del Imperio, se considera el inventor de la Historia de la vida cotidiana.

Hay quien ha considerado que más que una corriente historiográfica es, simplemente, una herramienta más. La Historia de la Vida Cotidiana nos ayuda a comprender una sociedad, pero no la explica. Desde la “Historia Total” se había llegado al otro extremo, el de la “Microhistoria”.

Personalmente, no tengo ninguna crítica hacia la Historia de la vida cotidiana, ya que no creo que nadie haya pensado realmente que fuera una Historia con mayúscula, sino simplemente una especialización histórica, como sería la historia del arte o la historia de la ciencia. No creo que ni Carcopino ni nadie haya pretendido jamás que sus libros sirvieran para nada más y, por lo tanto, la mayoría de las críticas que se le han realizado me parecen sin fundamento.

MÁS SOBRE EL ESTUDIO DE LA HISTORIA

La Piedra Rosetta

El estudio de la Historia

Estudiando la Historia: el Materialismo histórico

Estudiando la Historia: el Positivismo/Neopositivismo

Estudiando la Historia: la Historia de género

Estudiando la Historia: La Escuela de Annales. La Historia total


Estudiando la historia: La Escuela de los Annales. La Historia Total.

9 marzo 07

“Los hombres sin historia son la historia.”

Dentro de las corrientes que se han visto fuertemente influenciadas por el Materialismo Histórico, destaca la conocida como Escuela de Annales. Alejada de la perniciosa influencia política del bloque soviético, los miembros de la Escuela de Annales consiguieron reconvertir el Materialismo Histórico en algo mucho más importante, llegando en cierta forma a superarlo y a crear algo que podríamos considerar novedoso. Lo que el gran Pierre Vilar* llamaría la Historia Total.

La Escuela de Annales recibe su nombre de una revista, Annales. Revista que se empezó a editar a finales de los años 20 por la universidad de Estrasburgo y dirigida por Febvre y el genial Marc Bloch**. La joven revista se convertiría muy rápidamente en una referencia para los historiadores de todo el globo y la prematura muerte de Marc Bloch no sólo no acabó con ella sino que facilitó que una nueva generación de historiadores franceses continuaran y mejoraran la obra del maestro.

La Historia se intempondría cruelmente en el camino de Marc Bloch. Los nazis invadieron francia y, siendo judío y trostkista, lo más inteligente habría sido abandonar el país. Quizás por propia voluntad o por imposibilidad, el caso es que no lo hizo. Y por si fuera poco, se unió a la resistencia. Su fama internacional dificultó su ocultamiento y acabó siendo capturado, torturado y asesinado por la gestapo en 1944.

Los artículos publicados en esta revista se caracterizan por la búsqueda de la ampliación de los campos de la Historia. Tradicionalmente, la principalmente herramienta del conocimiento histórico había sido el estudio de las fuentes y desde finales del sXIX se sumó como segundo pilar fundamental la arqueología. La Escuela de los Annales, partiendo de un gran conocimiento de ambas técnicas, intenta incorporar todos aquellos campos del conocimiento humano que puedan resultar útiles. La antropología, la sociología, la estadística, la lingüística, la economía… Todas son bienvenidas y todas son de gran importancia.

Se cuenta que un día Marc Bloch sorprendió a sus alumnos poniéndoles una diapositiva de una foto tomada desde el aire. En la foto se mostraban unos campos de cultivo dispuestos en rectángulos muy alargados. El profesor afirmó ante sus estupefactos alumnos que la foto demostraba que esos terrenos habían sido repartidos en una fecha posterior al sXII.

En torno al sXII se introdujo en Francia el arado de vertereda. Un arado mucho más sofisticado que el arado romano anterior que en una sola pasada aireaba lo suficiente el campo como para que bastara con realizar surcos en vertical, y no en vertical y horizontal como debían hacerse mediante el arado romano. Si necesitas realizar surcos primero en vertical y luego en horizontal, lo que te resultara más cómodo es un campo cuadrado porque lo más latoso es hacer que los bueyes giren al final de cada surco. En cambio si sólo tienes que hacer los surcos en una dirección, cuanto más rectangular y estrecho sea el campo, mejor, menos curvas tendrás que dar. El hecho de que los campos estén diseñados de forma rectangular demuestra que eran campos pensados para ser arados con arados de vertedera y, por lo tanto, repartidos con posterioridad al sXII. Marc Bloch acababa de inventar lo que posteriormente se llamaría la Arqueología del Paisaje. O como deducir información histórica simplemente de la observación detallada del terreno.

A la Escuela de Annales o a su inspiración le debemos el estudio de las leyendas locales (y no solo las grandes). Por una parte, se descubrió que muchas leyendas pueden estar relacionadas con hallazgos arqueológicos primitivos. Por ejemplo, las millones de leyendas sobre tesoros escondidos que se reparten por toda Europa suelen estar relacionadas con torres o construcciones de la antigüedad que, muchas veces, hoy son dificilmente detectables pero que cuando se originó la leyenda podrían ser evidentes. Una característica del hombre es el de la necesidad de darle explicación a todo, así que cuando un aldeano no pueda comprender un resto romano o prehistórico, va a generar una leyenda que llene el hueco. Probablemente este sea el origen de la incorrecta máxima “Toda leyenda esconde una parte de verdad”. Además, las leyendas se adaptan a formas conocidas que pueden permitirnos para rastrear flujos migratorios medievales, antiguos o, incluso, prehistóricos. Los Redcaps irlandeses, por ejemplo, podrían estar relacionados con los gorrín coloraos asturianos y eso implicaría que poblaciones hoy alejadas, un día pudieron estar muy conectadas.

Algo semejante le sucede a la toponimia. Los nombres de los lugares pueden hacer relación a información o a leyendas hoy perdidas. No es casualidad que en un pico llamado “peñaferruz” (montaña de hierro) aparezca una torre medieval con vestigios de haber sido un importante centro de producción metalúrgica. No es casualidad tampoco que un monte llamado por los lugareños “monte afuracado” (monte agujereado) haya sido en su día una mina romana o que una elevación conocida como la “campa torres” escondiera una de las poblaciones célticas más importantes del norte (con sus correspondientes fortificaciones). Todos estos ejemplos son reales, y no conocemos ningún documento escrito que nos hubiera permitido descubrirlos.

El yacimiento de la Campa Torres ha sido identificado, en mi opinión demasiado alegremente, con la legendaria Noega, de la que tan sólo conocíamos algunas menciones romanas. En cualquier caso, es innegable que se trataba de un importante centro poblacional astur.

El listado de nuevos campos de estudio histórico inaugurados por la Escuela de los Annales podría prolongarse durante kbs y kbs, pero no es mi intención aburriros hasta ese extremo :).

La Escuela de los Annales, no podría haber sido de otra manera, ha generado también bastantes productos mediocres. La Historia Total tiene el inconveniente de hacer dificil encontrar el verdadero foco de investigación y la revista Annales ha llegado a dedicar gran espacio a asuntos de importancia secundaria como el estudio de las inscripciones realizadas en las Termas de Caracalla (sí, los romanos también escribían en los baños públicos). La Historia Total ha sido también denominada la Historia en Migajas, porque constantemente corría el riesgo de perderse en su infinidad de facetas. Yo creo que no es un problema del método, pero sí es cierto que con él resulta muy fácil perderse y no saber, exactamente, que es lo que estás investigando.
*Pierre Vilar: Francés que, por los motivos que fuera, se enamoró de la historia de España. Vivió aquí hasta que la guerra civil y el franquismo le obligó a marcharse. Su Cataluña en la España Moderna impactó a los historiadores del mundo entero por su elegancia, sencillez y corrección. Fue escrito a forma de experimento y todavía hoy es considerado un modelo de historia regional. Su Historia de España es un libro imprescindible para cualquier aficionado español.

**Marc Bloch: Especializado en el mundo medieval, probablemente haya sido el hombre del sXX que mejor comprendió el feudalismo. Su Sociedad Feudal, simplemente, no ha sido superado.

MÁS SOBRE EL ESTUDIO DE LA HISTORIA

La Piedra Rosetta

El estudio de la Historia

Estudiando la Historia: el Materialismo histórico

Estudiando la Historia: el Positivismo/Neopositivismo

Estudiando la Historia: la Historia de género

Estudiando la Historia: La Historia de la vida cotidiana


Estudiando la Historia: el Materialismo histórico

27 febrero 07

La teoría de la concepción materialista de la Historia fue promulgada por Karl Marx (que además de economista era historiador) y desde entonces se ha visto muy marcada por ello. En el fondo, es uno de los pilares del pensamiento político marxista, hasta el punto de que aunque se puede ser materialista histórico pero no marxista, es imposible ser marxista y no aceptar el Materialismo Histórico.

En realidad, es un debate distinto. Yo creo que se puede tener un pensamiento de derechas y creer en el Materialismo Histórico. Pero el nombre de Marx ha tenido una poderosa influencia sobre el sXX, y gran parte de las críticas y elogios del Materialismo Histórico en realidad iban dirigidos hacia Marx.

La teoría del Materialismo Histórico rompe frontalmente con el Positivismo. Da un importantísimo paso hacia el Relativismo al asumir que no sólo las fuentes escritas sufren la influencia de las ideologías políticas del que lo escribe, sino que incluso lo escrito sobre Historia en la actualidad. Para el Materialismo Histórico, una persona concreta vive inmersa en su cultura y en su pensamiento político y, aunque debe buscar la neutralidad, es imposible que lo sea por completo. Por lo tanto, debe desconfiarse mucho de la Historia postulada como dogma o como neutral. Este pensamiento puede parecer extraño a primera vista, pero en el fondo es algo que nos pasa a todos. Un artículo sobre Alejandro Magno será, necesariamente, muy distinto si lo escribe un militar que si lo escribe un defensor de los derechos gays. No es algo premeditado, simplemente no podemos evitar nuestra propia visión del mundo a la hora de escribir sobre Historia. Pasa algo parecido con el periodismo. el Materialismo Histórico ha sido injustamente criticado por acusarle de no pretender ser objetivo, en realidad lo que afirma es que es imposible serlo, aunque haya que intentarlo.

El Materialismo Histórico hereda del liberal Hegel el concepto dialéctico de la Historia (aunque ni Hegel ni Marx lo definieron así). La Historia no sería el fruto de grandes hombres que hacen grandes cosas, sino de una serie de corrientes subterráneas, de fuerzas en conflicto que, sobreponiéndose unas sobre otras, van modificando el mundo y la Historia. Para Hegel, la historia era una continua lucha entre fuerzas que buscan la Libertad y fuerzas que la niegan, los primeros estaban destinados a vencer y cada vez el mundo era mejor. Para Marx, la historia era una continua lucha entre las clases trabajadoras y las clases dominantes. Nuevamente, las primeras estaban destinadas a salir vencedoras y la historia cada vez sería mejor.

Desde este punto de vista, la historia podía definirse en varias etapas según el estado en que se encontraba la lucha de clases reflejada en los llamados Modos de Producción. Para Marx, existen seis principales Modos de Producción, el de caza y recolección, el esclavista, el feudal, el capitalista, el socialista y el comunista. Cada uno de ellos se define por la forma como se organiza la propiedad, en el modelo esclavista, el trabajador no tiene propiedad ni de su propia persona y realiza el trabajo coaccionado violentamente. En el modelo feudal, el trabajador tiene propiedad de su persona y de sus medios de producción (arado, bueyes, tierra…) pero debe entregar una parte de su producción bajo coacción también violenta. En el modelo capitalista, el trabajador carece de la propiedad de los medios de producción (máquinas) por lo que debe vender lo único de que dispone, de su propio trabajo, a cambio de un salario que le permita subsistir. En el modelo de producción socialista, los medios de producción pertenecen a la sociedad y la sociedad reparte las riquezas según los méritos de cada uno. En el medio de producción comunista, los medios de producción no tienen dueño y la riqueza se reparte a cada cual según sus necesidades (no debe confundirse lo que Marx definía como Comunismo con lo que luego se realizó en la Unión Soviética)

Cada uno de estos Modos de Producción sería superior al anterior. El modelo feudal sería mejor que el esclavista, y de hecho sería una consecuencia de la Lucha de Clases ya que las rebeliones de esclavos sería la que obligarían a los grandes latifundistas a manumitirles y convertirles en vasallos. Posteriormente, el enfrentamiento entre burgueses y nobles desenvocaría en el Capitalismo, etc. La Historia entera se explicaría según la Lucha de Clases. Marx adoptó el término hegeliano “progresismo” y definió las fuerzas favorables al avance de la Historia como Progresistas. Hasta la actualidad, se ha seguido identificando el Progresismo con la izquierda en general.Salta a la vista de que esta concepción de los Modos de Producción es profundamente eurocéntrica. Propia de unos tiempos en los que la Historia más allá del Mediterráneo apenas era tenida en cuenta pero que dejó de ser sostenible no mucho tiempo después. Los sucesores de Marx intentaron en parte solucionar este inconveniente añadiendo el llamado Modo de Producción Oriental, una especie de parche que englobaría modelos en los que una persona (un emperador) controla la distribución de agua y, por lo tanto, toda la producción del país. Sería válido para el Antiguo Egipto y el Imperio Chino.

No me resisto a comentar la importante aportación de Pirenne, que tuvo gran influencia en toda la historiografía de la segunda mitad del sXX. Pirenne recoge las teorías del desarrollo en la periferia, ya enunciadas por Lenin, y les da una consistencia que no tenían con el líder ruso. Para él, el gran salto en la Historia no lo dan los países más avanzados como afirmaba Marx, sino los más atrasados, en su necesidad por compensar la superioridad de sus rivales. De esta forma, los llamados Modo de Producción Oriental no serían más que formas particulares del Modo de Producción Feudal. Los europeos medievales vivirían en una zona alejada, pobre y atrasada frente a los ricos y civilizados musulmanes y sería la presión por superarles lo que les haría desarrollar el Modo de Producción Capitalista e inaugurar una nueva etapa en la que ellos serían los dominadores. Tan al extremo lleva Pirenne esta teoría que afirma que la Edad Feudal (Edad Media) no debería adelantarse al sIII como decían los marxistas sino atrasarse a los siglos VII-VIII, con la invasión islámica del norte de África y, por lo tanto, con el fin de una de las principales características de la Edad Esclavista (Edad Antigua) en Europa, la del Mediterráneo como gran lugar de intercambio.

Pero decíamos al principio que Marx había tenía una concepción dialéctica de la Historia. Para él, existen una serie de fuerzas que influyen en la Historia. Estas fuerzas mantienen entre sí una relación dialéctica, de forma que no puede modificarse una sin que las demás se vean alteradas. Esto hace dificil ver las causas de un proceso ya que cuando un proceso histórico es firme, todas las grandes fuerzas parecen apuntar en la misma dirección. Para Marx, la más dinámica de todas esas fuerzas es la que definió como Lucha de Clases que, al ser la más rápida y la que mejor se adaptaba a los nuevos tiempos, sería el Motor de la Historia.

Intentaré aclararlo con un ejemplo genérico. Pongamos una sociedad que se ha estabilizado en un determinado modelo, dentro de ella van a existir gran cantidad de fuerzas conservadoras destinadas a impedir que nada cambie, las de aquellas personas que están contentos. Pero luego existirán otras fuerzas, las de los descontentos, que serán a la postre los que, tarde o temprano, están destinados a tener éxito y a conseguir un cambio en la sociedad. Están destinados a ello, porque podrán fracasar en infinidad de ocasiones, pero con una sola vez que tengan éxito ya es suficiente. La tendencia natural será a que los contentos sean aquellos que disfrutan de las riquezas y los desconentos los que no. Por lo tanto, será la Lucha de Clases la que destruya nuestra sociedad estable.

Tras el surgimiento de la Unión Soviética, surgieron distintas escuelas históricas que adoptaron el Materialismo Histórico, incluso, como dogma de fé. Las más importantes de estas escuelas fueron la soviética y la polaca, de gran prestigio en su tiempo y que tuvieron gran influencia fuera de sus países. Cuando un pensamiento se dogmatiza, tiende a recurrir a lo más fácil, en su intento por esquivar “la herejía”. Estas escuelas tendieron a reducirlo todo a la economía, surgió el llamado economicismo, término peyorativo acuñados por historiadores, muchos materialistas históricos, al referirse a estas escuelas.

Los libros de estas escuelas estaban repletos de gráficas y estadísticas que, en algunas ocasiones, fueron bastante interesantes. A ellos o a su inspiración le debemos la curiosa gráfica que compara la progresión del número de parados y el apoyo al partido nazi en la Alemania de entre guerras. O la que relaciona la llegada masiva del oro americano, la inflación del sXVI y el derrumbe de la economía castellana. También les debemos otros estudios y gráficas de mucho menos grato recuerdo, como uno que pretendía relacionar el crecimiento económico del sXVII con el estilo Barroco.

Existe otras grandes escuelas del Materialismo Histórico, de las cuales me gustaría destacar a una, la Escuela de los Annales. Pero creo que esta merece por derecho propio un artículo aparte, así que lo dejo para otro día 🙂

Las críticas al Materialismo Histórico proceden principalmente de los excesos economicistas. Es curioso que el mismo Engels lo adelantó al afirmar que si Marx y él habían hecho incapié en la economía era por la falta de atención que ésta había sufrido, pero que eso no quería decir que fuera lo más importante ni, mucho menos, el Motor de la Historia (que era, no lo olvidemos, la Lucha de clases).

Hay quien afirma además que la Lucha de clases no existe como tal, sino tan solo cuando se crea por un esfuerzo premeditado de crear una identidad obrera. Y yo añadiría otra crítica al pensamiento del Materialismo Histórico que normalmente ha sido soslayado. Y es el propio concepto de Progresismo. ¿Por qué el feudalismo es preferible al esclavismo? Sin duda algunos esclavismos son mucho peores que algunos feudalismos, pero también sucede a la inversa. Y ¿por qué la tendencia ha de ser de mejora? ¿vivimos en un mundo mejor que hace tres siglos? desde luego los españoles sí, no puede discutirse, pero ¿y los africanos? ¿y el conjunto de la humanidad? ahí ya no está tan claro. Ni mucho menos está tan claro que la vida dentro de tres siglos tenga que ser, necesariamente, mejor que la actualidad.

MÁS SOBRE EL ESTUDIO DE LA HISTORIA

La Piedra Rosetta

El estudio de la Historia

Estudiando la Historia: el Positivismo/Neopositivismo

Estudiando la Historia: la Historia de género

Estudiando la Historia: La Historia de la vida cotidiana

Estudiando la Historia: La Escuela de Annales. La Historia total


Estudiando la Historia: el Positivismo/neopositivismo

21 febrero 07

Se trata de una escuela propia del sXIX, fuertemente ligada al Liberalismo. Los positivas tuvieron el mérito de ser los primeros que realizaron un esfuerzo importante por convertir el estudio de la Historia en una ciencia, basándose principalmente en las fuentes escritas. Al Positivismo le debemos grandes logros en el estudio de los textos antiguos, y algunos libros que siguen teniendo su importancia (la Historia de Roma de Mommsen todavía no ha sido superada desde el punto de vista de los textos, sí de la arqueología evidentemente).

Los positivistas conocían mejor de lo que se ha conocido nunca las fuentes que estudiaban, siendo capaces de recitar muchas de ellas de memoria. La imagen del historiador erudito, tan típica de nuestras películas y juegos de rol, se adapta a ellos perfectamente.

Como herencia del Liberalismo, los positivistas creían firmemente en la importancia del individuo. Y así realizaron una serie de relatos sobre la Historia basados en grandes personas que hacen grandes cosas. Para los positivistas la Historia es algo relativamente estático que sólo se modifica al aparecer poderosas voluntades que tuercen sus cauces. Algunos positivistas, como el propio Mommsen, generaron también el concepto del “genio de los pueblos”, esta escuela tendría gran influencia sobre el pensamiento de Nietzche y sobre los distintos fascismos.

En estos tiempos en los que el Liberalismo intenta volver a dominar nuestras vidas, era de esperar que regresara el Positivismo, llamado ahora Neopositivismo, con la intención de adaptarse a estos tiempos de la arqueología y del Carbono 14.

Mis críticas al Positivismo se basan principalmente en los dos principios básicos de este pensamiento. No podemos adoptar las fuentes escritas como base del conocimiento porque las fuentes no nos cuentan la verdad. Para empezar porque es imposible, pero es que, además, pocas realmente son dignas de crédito. Por poner un ejemplo sencillo, conocemos la llamada Guerra de las Galias principalmente por un libro escrito por… Julio César. ¿Es digno de una fé ciega un libro escrito por un político sobre su propia labor?

Por otra parte, acepto que las grandes personas, los genios, pueden torcer el curso de la Historia. Pero ¿hasta qué punto? ¿es casualidad que las tales “grandes personas” nazcan siempre concentradas en determinados países o más bien existen otras corrientes que lo favorecen? De acuerdo que Napoleón era un genio militar, pero ¿es casualidad que los grandes generales de su tiempo fueran franceses e ingleses, los dos únicos países que crearon un sistema militar basado más en los méritos que en los derechos por nacimiento?

Por otra parte, la visión positivista de la historia nos trasmite siempre la versión de aquellos que saben leer, de los poderosos. Un Rey podía esclavizar a sus súbditos, pero como los súbditos no sabían escribir, para un positivista este hecho no tendrá ninguna relevancia.

MÁS SOBRE EL ESTUDIO DE LA HISTORIA

La Piedra Rosetta

El estudio de la Historia

Estudiando la Historia: el Materialismo histórico

Estudiando la Historia: la Historia de género

Estudiando la Historia: La Historia de la vida cotidiana

Estudiando la Historia: La Escuela de Annales. La Historia total


El estudio de la Historia.

17 febrero 07

Muy amenudo, la gente tiende a ver la Historia como algo firme y establecido. Para mucha gente, la Historia consiste en una serie de hechos que pudieron suceder o no y, por lo tanto, la única discusión al respecto es si efectivamente tal cosa pasó o no lo hizo.

Es una visión fuertemente potenciada por la forma como se enseña la Historia en nuestras escuelas, por los documentales del Canal de Historia y por la forma como esta es mostrada en las películas. Muchas veces he escuchado argumentos del tipo “lo he leído en un libro” como si el hecho de que algo sea publicado por alguien automáticamente lo convirtiera en indubitable.

En el fondo, no es de extrañar. Es un poco consecuencia de esa simplicidad platónica que tanto daño le hace al pensamiento occidental. Me refiero a esa mentalidad binaria que divide las cosas en buenas y malas, en falsas y ciertas. Pero, desgraciadamente, la realidad es mucho más compleja.

En el fondo, el gran problema de la Historia se basa en la imposibilidad de abarcarla toda. ¿Alguien se cree capacitado para entender todo el planeta en la actualidad? ¿podría, por lo tanto, comprender como fue el planeta hace siglos?

Al no poder abarcarla por completo, debemos seleccionar. Y al seleccionar, deformamos, a veces de forma interesada. La forma como explicamos la historia a los niños o en las películas ayudan a crear unas ideologías políticas en un sentido determinado. Sucede así, aunque pretendamos evitarlo (que, sin duda, debemos). Los nazis explicaban una historia en la que los pueblos arios habían sido los que habían creado todos los grandes imperios, y según estos arios iban contaminando su sangre, el imperio iba derrumbándose. Hasta el Imperio Egipcio fue explicado por medio de inmigraciones arias. Hoy en día vemos una historia contada desde el punto de vista del poderoso. Todavía hoy se nos cuenta que la Primera Guerra Mundial fue un momento muy beneficioso para España… olvidando que el año 17 fue el que más personas murieron por hambre en España de todo el sXX, incluso más que en otros años terribles como 1940.

La forma como se enseña la Historia en España únicamente se centra en Europa y los países poderosos. En nuestros libros de texto, los países Latinoamericanos sólo aparecen para ser descubiertos y luego para independizarse. Países de riquísima historia como China o Rusia no tienen ninguna aparición hasta el sXX. De esta forma, es fácil que se cree la idea de que más allá de Europa y EEUU, no importa nada de lo que suceda. Mucha gente piensa, por ejemplo, que el África negra nunca desarrollaron ninguna cultura propia antes de la llegada de los europeos… Y esto es así porque los reinos africanos no se estudian en nuestros colegios ni son mostrados en nuestras películas.

Y todo esto sin necesidad de hablar de los nacionalismos, periféricos o centralistas.

Al igual que le sucede a todas las ramas del saber, el estudio de la historia ha pasado por infinidad de escuelas. Como sucede con todas las ciencias sociales, tales escuelas están fuertemente politizadas. Es por todo ello que los próximos posts voy a dedicarlos a explicar, más o menos, las principales escuelas historiográficas de la actualidad. Espero que os sea útil 🙂

MÁS SOBRE EL ESTUDIO DE LA HISTORIA

La Piedra Rosetta

Estudiando la Historia: el Materialismo histórico

Estudiando la Historia: el Positivismo/Neopositivismo

Estudiando la Historia: la Historia de género

Estudiando la Historia: La Historia de la vida cotidiana

Estudiando la Historia: La Escuela de Annales. La Historia total