Laustic (el ruiseñor)

Uno está acostumbrado a pensar que la mayoría de las técnicas narrativas complejas son algo moderno. Pero de vez en cuando descubres una obra que te muestra como siempre hay alguien con esa pizca de suerte o genialidad que le ha permitido utilizarlas mucho antes de lo que pensarías.

Me ha pasado esto con romance del ruiseñor (laustic en antiguo bretón) un poema de gran sensibilidad que tiene una trama muy sencilla. Dos amantes viven en casas que están unidas por una pared, así que aprovechan su buena suerte para hablar por las noches. Como el marido de ella, lógicamente, empieza a sospechar algo, ella dice que baja a escuchar a un ruiseñor. Al final, el marido mata al pobre pajarillo con gran crueldad, rompiéndose así la conexión entre ambos amantes.

El pajarillo es mostrado como metáfora del vínculo entre los dos, hasta el punto de que su desparición conllevará la ruina de la relación. Él decidirá conservar el cuerpecillo del pájaro como recuerdo de tal amor. Utilizar de esta forma al ruiseñor como foco que permite contar tanto sobre los personajes sin referirse nunca a ellos, me parece una práctica narrativa muy sofisticada, especialmente cuando hablamos de una obra que seguramente sea de finales del sXII.

De la autora no sabemos ni el nombre completo. Vivió en Inglaterra durante la dominación normanda y compuso poesía en francés de gran calidad basándose en leyendas populares de su bretaña (casi seguro) natal. Sus poemas están firmados de la siguiente forma “María tengo por nombre y soy de Francia” por lo que es conocida como Marie de France.

LAUSTIC (traducido por Ramón Sainero)

Una aventura os contaré

de la que los bretones un romance hicieron;

Laustic es su nombre, me dijeron

(así se llama en su país):

es el rossignol en francés

y el nightingale en correcto inglés.

En Saint-Malo la encontré

fue una ciudad renombrada.

Dos caballeros allí habitaban

y dos casas próximas tenían.

El uno tenía mujer casada,

prudente, cortés y encantadora

maravillosamente era querida

siguiendo la costumbre y la manera.

Y el otro era un bachiller

-muy bien conocido entre sus vecinos-

por sus hazañas, de gran valor;

y voluntarioso hacía honor,

mucho rodeaba y gastaba

y lo que él tenía bien daba.

la mujer a su vecino amó:

tanto la requirió, tanto la suplicó

y tanto bien sintió,

que por nada lo amó,

solamente por el bien que al oírlo sentía

y porque él estuviera cerca de ella.

Prudente y bien se amaron

mucho se cubrieron y guardaron

para que no fueran descubiertos

ni molestados ni difamados.

Porque cerca tenían sus dos guaridas,

próximas estaban sus casas

sus miradores y sus salas:

ni existía obstáculos ni separación

sólo un muro de piedra gris había.

donde por la noche o por el día

juntos ellos hablar podían;

nadie les podía observar

que a la ventana viniera

y entrever pudiera.

Largo tiempo se han amado,

tanto que este verano

los bosques y praderas han reverdecido

y los huertos florecido.

Los pajarillos con gran dulzor

llevan su alegría bajo la flor.

Que amor tiene esta inteligencia

no es maravilloso que así lo entienda.

Del caballero os diré que lo ve:

y allí comprende su poder,

y de la dama por otra parte,

de hablar y de observar.

La noche cuando la luna brilla

frustrada a menudo se levanta

y con su manto se disfraza.

Una cosa se ha de pensar:

para al ruiseñor atrapar.

No hay criado en su mansión

que no haga trmapas, redes o lazos;

después las ponen en los juncos.

No hay rellano ni castaño

donde ellos no pongan pegamento o lazo,

tanto que lo cogieron y retuvieron.

nada más coger al ruiseñor

en seguida lo llevaron a su señor.

Mucha fue su alegría, cuando lo tuvo

y a la habitación de su dama vino.

“¿Señora, dónd eestáis, asunto concluido?

¡venid! ¡habladnos!

que tengo al ruiseñor pegado

por el que tanto habéis velado.

¡Es así que ya podéis reposar en paz,

él no os desperatará jamás!”

Cuando la dama lo escuchó

dolida y desazonada se sintió.

A su señor lo ha demandado,

y él con cólera lo ha matado,

el cuello le parte con las dos manos.

Esto hizo el gran malvado.

A la ventana se acerca

proque su amigo que ella conoce

allí vive y se agita

y la mayoría de las noches viene.

Placer al verse tienen

cuanto más porque verse no pueden.

Tanto ella allí fue, tanto se levantó

que su señor se irritó

y muchas veces le preguntó

por qué se levantaba y a dónde fue.

“Señor, “la dama le responde

“en este mundo no hay alegría mayor

que escuchar cantar al ruiseñor.

Porque me hace aquí permanecer

escuchando en la noche ten dulcemente

que gran consecuencia me parece.

Tanto me delecta y tanto lo quisiera

que yo cerrar los ojos no pudiera.”

Cuando el señor escucha lo que ella dice,

con furor y mal humor se ríe;

sobre la dama el cuerpo lanzó,

y su camisa ensangrentó

un poco por debajo del seno;

de la habitaicón salió irritado.

La dame le pequeño cuerpo toma,

duramente llora y maldice

a todos aquellos que el ruiseñor trajeron

y las trampas y lazos hicieron,

porque en gran medida le han arrebatado la laegría.

“No podré por la noche levantarme más

ni en la ventan apermanecer,

donde solía a mi amigo ver…

el ruiseñor se lo trasmitiré;

¡aventuradaemnte se lo mandaré!”

En un prezo de brocado

en oro bordado, todo ha escrito,

y al ruiseñor ha empaquetado.

A su criado ha llamado;

su mensaje le ha encargado,

a su amigo lo ha enviado.

Ante el caballero llegan,

de parte de su dama le saluda

todo su mensaje le cuenta

y el ruiseñor le muestra.

Cuando todo le ha dicho y mostrado

-y el había bien escuchado-

se dolió del acontecimiento

pero no fue malvado o lento,

un estuche ha hecho forjar.

Sin nada de hierro o acero

todo hecho en oro fino y bellas piedras

muy preciosas y muy caras;

con tapadera bien sjueta.

Al ruiseñor allí ha metido

después para cazar lo ha sellado,

siempre con él lo ha llevado.”

MÁS SOBRE POESÍA MEDIEVAL

Laustic (el ruiseñor)

Canto de Aimirgín. La poesía anterior a la rima.

Chrétien de Troyes.

El cuento del Grial. Por Chrétien de Troyes. La reinvención de la épica.

POESÍA EN GENERAL

Poesía desde el campo de concentración

Safo, la primera de las décimas musas

El Rey Arturo de los ashanti

MÁS SOBRE MUJERES EN LA HISTORIA

Anne Bonny y Mary Read, mujeres y piratas

Isabel la Pech… ¡la católica!

Estudiando la Historia: La Historia de género

Lucrecia de León, una soñadora contra Felipe II

Marry Wollstonecraft y Percy Shelley, la libertad política y sexual

Cleopatra, una faraona fea

Safo, la primera de las décimas musas

5 respuestas a Laustic (el ruiseñor)

  1. Ana María Rodas dice:

    Me encanta este blog. Tenía varios años de no oír hablar de María de Francia. Y el post anterior, sobre Chretien de Troyes también me evoca otros años.

    Me encanta el blog. Felicitaciones

  2. tiberio dice:

    Muchas gracias, Ana. Ya tenía la sospecha de que nadie leía el blog😀, vaya alegría me has dado🙂

  3. Urox dice:

    “¿Tendra algo que ver con la pelicula matar un ruiseñor?. Alli Gregory Peck decia que no habia mayor pecado que matar un ruiseñor.

    Urox

  4. tiberio dice:

    Curiosa referencia, Urox, no se me habría ocurrido ni en un millón de años🙂

    A veces los caminos de las influencias son muy extraños. Es perfectamente posible.

  5. No te preocupés, mucha gente lee y no anota nada. O como era el caso con Arcadi Espada, comentaban mucho, pero no sobre lo que Espada había posteado ese día. Por eso, este año Arcadi descontinuó los comentarios diarios y ahora tenés que comentar –si querés hacerlo– en un sitio que recoge el material de toda una semana.

    Salud, y seguí adelante!!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: